Guillermo
García
Calvo

Prensa

Nos sentimos fuertemente impresionados por la energía que desprendió la versión, llena de matices dinámicos y detalles interpretativos que parecían llegar con una naturalidad asombrosamente fácil, de las manos de García Calvo hasta la orquesta.
[...] los músicos [...] notaron esta vez con claridad - hubo muchos aplausos y gestos de reconocimiento de los músicos - la presencia sobre el podio de un gran director de orquesta, de un músico de perspectiva artística poderosamente honesta, de un artista diferente y especial, de cuyo trabajo no podemos más que escribir con auténtica admiración.
(Concierto con la OSPA y Truls Mørk, violonchelo; Aurelio M. Seco, Codalario, 14.11.2014)

'Beni Mora' de Holst arrancó quitándonos el aire al público en la Primera danza, con una gestualidad magistral de respuesta inmediata para las primeras notas sinfónicas, clima sonoro desde una cuerda que al final sonó hiriente, potente, compacta, ligera y clara, espoleada por esa batuta cual florete equilibrada por la mano izquierda, esa tan difícil de encontrar en los directores, terciopelo o seda según las exigencias.
Truls Mørk se encargó de hacernos vibrar el alma [...] arropado por una orquesta desconocida por colores y enamorados del estilo directorial de García Calvo. Concertar como él lo hizo demuestra el amor por su trabajo y el carácter global de la música, siempre protagonismo compartido, más en las obras solistas donde trata al músico cual cantante de ópera, ayudando, subrayando, ensalzando las intervenciones con la atención e intención que se merecen.

(Concierto con la OSPA y Truls Mørk, violonchelo; Pablo Álvarez Fernández, La música en Siana, 14.11.2014)


El director madrileño Guillermo García Calvo dirige con soberanía esta divertida producción. Una dirección musical sin un solo punto débil.
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Kronen Zeitung, 03.03.2014)

La Orquesta de la Ópera de Viena, óptimamente preparada, tocó como volando la maravillosa partitura de Donizetti [...]. Siempre es de nuevo una alegría poder disfrutar del temperamento tan variado, cada vez más detallista de Guillermo García Calvo.
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Wiener Zeitung, 03.03.2014)

Pocas veces suena la Orquesta de la Comunidad de Madrid como pudo escucharse en manos de Guillermo García Calvo, plena de matices y de rica y sugerente densidad. Bien hubiera podido sentirse y comprenderse toda la historia de Curro Vargas a través tan solo de su batuta.
("Curro Vargas" / Teatro de la Zarzuela; Gonzalo Lahoz para Codalario, febrero 2014)

Ha plasmado excelentemente el mosaico de interrelaciones sonoras el director Guillermo García Calvo, que ha hipnotizado a la orquesta y, con la colaboración de Antonio Fauró, al coro [...].
("Curro Vargas" / Teatro de la Zarzuela; El País, 16.02.2014)

Guillermo García Calvo controla bien la compleja partitura, consigue que orquesta y coros no se desmanden y suenen bien acoplados, no huye de las grandes sonoridades y atiende las partes más delicadas. Un acierto.
("Curro Vargas" / Teatro de la Zarzuela; Gonzalo Alonso para Beckmesser, febrero 2014)

[Guillermo García Calvo] dirigió a la orquesta de la Deutsche Oper con transparencia y claridad y supo mantener el suspense de la obra. Junto con las condiciones acústicas de la sala de conciertos (Konzerthaus) de Berlín se creó un ambiente en el que la música de Bizet pudo desplegarse plenamente.
("Die Perlenfischer" / Konzerthaus Berlin; Epoch Times Deutschland, 08.06.2013)

Bajo la firme batuta de Guillermo García Calvo, la orquesta de la Deutsche Oper podría haber puesto menos enfásis en el colorido de los tamboriles, luciendo no obstante su experiencia operística y fiabilidad con las melodías y los ritmos de Bizet. García Calvo dirigió con un brío sutil que viene fenomenal a la obra.
("Die Perlenfischer" / Konzerthaus Berlin; Frank Fechter, 05.06.2013)

Guillermo García Calvo dirigió la orquesta extremadamente motivada con brío enérgico por un lado, con elegancia y suavidad por otro - hermosos solos del corno inglés y del violonchelo incluídos: una función como un champán burbujeante.
("La fille du régiment" / Wiener Staatsoper; Walter Weidringer, Die Presse, 30.04.2013)

El gesto milimétrico, no exento de lírica precisa y nunca superficial, del director español Guillermo García Calvo, alcanzó momentos sublimes dentro de un concierto sobresaliente, sin concesiones a la galería efectista.
(Concierto sinfónico / Teatro Monumental, Madrid; Armando B. Ginés, 12.04.2013)
http://armandobgines.blogspot.co.at/2013/04/metamaticas-y-poesia-una-extrana-pareja.html

Ya en la obertura podía sentirse que íbamos a presenciar una función chispeante. [...] Guillermo García Calvo animó a la orquesta de la Ópera Estatal de Viena a volar con un Rossini ligero y sutil, sin dejar de estar atento en todo momento a las exigencias de los cantantes.
("Il Barbiere di Siviglia" / Ópera Estatal de Viena; M.&J. Jahnas, Der Neue Merker, 22.03.2013)

Se trata de un director de excelente técnica, claro, de gesto preciso y escrupuloso que cuida mucho la calidad sonora del conjunto. [...] un director a repetir.

(Concierto sinfónico / Palau de les Arts, Valencia; Antonio Gascó, Valencia, febrero del 2013)

La presentación en Valencia de Guillermo García Calvo, dirigiendo a la Orquesta del Palau de les Arts, ha dejado una notable impresión de limpieza, precisión con la batuta y claridad de conceptos

(Concierto sinfónico / Palau de les Arts, Valencia; Rosa Solá, El País, 17.02.2013)

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/02/17/valencia/1361130404_792199.htm

La Orquesta de la Ópera Estatal de Viena, dirigida por Guillermo García Calvo, brindó un Donizetti chispeante y con un brío contagioso. El director guía excelentemente a los cantantes y al coro, concediéndoles el tiempo que necesitan para respirar. Así, la función se convierte en un gran acontecimiento también en sentido musical.

("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Florian Krenstetter, Kronen Zeitung, 26.11.2012)

Triunfal Elisir d'amore con Juan Diego Flórez

La representación número 198 de L'elisir d'amore de Donizetti en la puesta en escena de Otto Schenk fue un momento musical estelar. [...] Extraordinaria la orquesta bajo la soberbia dirección de Guillermo García Calvo.
Valoración *****de*****
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Luise Hahn, Kurier, 26.11..2012)

Guillermo García Calvo perfiló muy bien los ritmos y la rica polifonía vocal de La vida breve, que sonó con propiedad y con adecuada colaboración de los conjuntos, flexible la orquesta y recio el coro.
("La vida breve" / Teatro de la Zarzuela, Madrid; Arturo Reverter, Scherzo, 11.2012)

En ambas funciones fue grandiosa y arrebatadora la interpretación por parte de la orquesta, que bajo la dirección de Guillermo García Calvo exploró en toda su profundidad sonora la compleja música de Sergei Prokofiev.
("Romeo und Julia" / Wiener Staatsoper; http://www.tanz.at/kritiken/aktuelle-kritiken/616-romeo-und-julia-mal-zwei.html, 19.09.2012)

Guillermo García Calvo dirigió esta espumante ópera de Donizetti con mucha brillantez, lo cual no solamente inspiró buen humor a la Orquesta de la Ópera Estatal de Viena, sino también a los cantantes, que se divirtieron con sus papeles, sobre todo Rolando Villazón con Nemorino y Sylvia Schwartz con Adina.
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Kronen Zeitung, 20.02.2012)

En el foso, Guillermo García Calvo dirigió con impulsos siempre precisos. La Orquesta de la Ópera Estatal de Viena supo interpretar la música ligera y viva de Donizetti con pasión.
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Kurier, 20.02.2012)

Guillermo García Calvo apuesta por los tempos vivos, también en los arriesgados pasajes de conjunto, y no deja que los cantantes se pierdan en coqueterías vocales. Un gran éxito [...].
("L'elisir d'amore" / Wiener Staatsoper; Österreich, 20.02.2012)

Bajo la dirección musical de Guillermo García Calvo, la Orquesta de la Deutsche Oper Berlín hace lucir maravillosamente la partitura de Prokofiev, tan pegadiza y llena de colores; acentúa sútilmente las partes estremecedoras que parten el alma y hace que las melodías conmovedoras, infinitamente tristes, lleguen directamente al corazón.
("Romeo und Julia", Premiere / Deutsche Oper Berlin; Oper aktuell, 10.02.2012) http://www.oper-aktuell.info/kritiken/details/artikel/berlin-dob-romeo-und-julia-09022012.html

Guillermo García Calvo  saca realmente el máximo de una de las primeras obras para escena del jovencísimo Bizet. En los momentos en los que el compositor de 24 años ya exhibe su futura capacidad para crear atmósferas mediante la música, el jóven español hace lo mismo. Pero mientras que Bizet no se había liberado por completo de la influencia de Meyerbeer, Verdi y Gounod, la manera precisa y colorida de Calvo de hacer música hace que el dramatismo fluya sin frenarse una sola vez. El coro y la orquesta le siguen con máxima atención – y el público, llenando la sala casi al completo, es todo oídos antes de estallar en aplausos fuera de sí. Aquí alguien se va haciendo imprescindible en el teatro de la Bismarckstraße.

(„Die Perlenfischer“, Premiere / Deutsche Oper Berlin; Der Tagesspiegel, 21.12.2011)

Guillermo García Calvo pone de relieve las particularidades musicales de la partitura con una Orquesta de la Deutsche Oper Berlín en su mejor forma, sumergiéndose en un baño de colores orientales. El director deja mucho espacio para que se despliegue el duo de la solista de viola y el solista de violín y confía en la musicalidad natural de los intérpretes al prescindir de dirigir el canto de Nadir detrás de la escena que se acompaña por el arpa y alterna entre los compases de 12/8 y 9/8. A pesar de respetar las individualidades de los solistas, Calvo no suelta en ningún momento las riendas de la partitura.

 („Die Perlenfischer“, Premiere/ Deutsche Oper Berlin; NMZ, 20.12.2011).

El director Guillermo García Calvo contribuyó en gran medida al éxito de esta función. Mediante contornos precisamente afilados y anacrusas retardadas de vez en cuando, preparando el terreno para que las maravillosas voces pudieran revelar todo su brillo.

 

(„Die Perlenfischer“, Premiere / Deutsche Oper Berlin; Frankfurter Allgemeine Zeitung, 27. 12. 2011)

El hecho de que la función fuera concertante también contribuyó a reducir un poco el kitsch inherente a esta ópera – y el director de orquesta Guillermo García Calvo merece ser elogiado por centrar a cada uno de los músicos en la esencia del drama. Se puede ver cuando una orquesta y un coro se entregan realmente – y así fue en esta tarde operística. Me pregunto cuántas veces esta partitura habrá sido interpretada por una orquesta de una manera tan inspirada y polifacética. [...] Lo que voy a decir quizá no sea un razonamiento “científico”, pero a mí García Calvo me pareció un director de orquesta elegante y de mucho estilo. 

http://ihearvoices.wordpress.com/2011/12/22/bizets-les-pecheurs-de-perles-deutsche-oper-berlin-22-12-2011/


Musicalmente, la reposición es muy superior al estreno. La primera clave está en el foso, con un maestro español de 32 años, Guillermo García Calvo, que, debutando en su país como director de ópera con el «Tristán» de Oviedo (que es, por añadidura, su primer Wagner ante cualquier público), salta repentinamente al primer nivel por sabiduría técnica, el riguroso detallismo y, sobre todo, la movilizadora musicalidad de un trabajo que no dudo en calificar como el más importante de cuantos he conocido en España en «Tristán». No es de extrañar que casi todos los teatros del país estén desde ahora interesados en entrar en su agenda para las próximas temporadas. Con una orquesta muy profesional, la OSPA, no habituada a Wagner, y menos en el foso, los momentos extraordinarios, incluso conmovedores, han sido muy numerosos, así como admirable el equilibrio de las alternativas de tensión-distensión en un relato sonoro tan subjetivo, por no decir tan secreto en sus claves últimas, que apoya todas las cargas emotivas, por primera vez en la historia, en el poder expresivo del cromatismo, no de la polaridad armónica. Nada digamos de la capacidad persuasiva del maestro, su capacidad inductora del perfecto ajuste con la escena y la voluntad de los intérpretes en darse por entero, con generosidades de grave riesgo

(La Nueva España, 07.02.2011)
http://www.lne.es/oviedo/2011/02/07/tristan-rango-europeo/1030091.html

 

Sin embargo, la elección errónea de la verdadera protagonista no resultó demasiado molesto, algo remarcable y otro argumento en favor de la calidad musical de la representación. Uno de los motivos fue seguramente o sobre todo la presentación extraordinariamente sutil de esta obra de Verdi rica en melodías y de atrevida instrumentación por parte de la orquesta de la Ópera Estatal de Viena. En contra del temor inicial por un volumen sonoro demasiado brutal, dado que en este teatro el foso de la orquesta está por tradición muy elevado y teniendo en cuenta que la mayoría de las representaciones de Macbeth se caracteriza por erupciones sonoras marciales, pudo disfrutarse desde el primer compás de un dominio de la dinámica magistral de los músicos bajo las atentas manos de Guillermo García Calvo. La música fluía con finesse y delicateza, revelando casi todas los matices de la partitura, como rara vez se ha escuchado en otras premières de Verdi en la Ópera Estatal de Viena de las últimas dos décadas, incluso bajo batutas más célebres, al margen de la mediática que pudieran llevar consigo. Esta vez predominaban una cohesión y una compenetración, alternándose el impulsar y el suavizar, como si cada uno fuera consciente de la importancia de esta tarde operística. Por exceso de motivación o quizás desconcertados por el tenor, sólo hubo un momento de imprecisión; por lo demás, puro esplendor sonoro desde el foso y un coro estupendamente preparado (por Thomas Lang) caracterizaron la première.
(Opernglas, „Macbeth“, Wiener Staatsoper, 07.12.2009)

 

Guillermo García Calvo dirige con seguridad y mucho temperamento al mismo tiempo. A los cantantes les acompaña con mucha atención, a la orquesta de la Deutsche Oper le guía con mucha precisión. Maneja todos los puntos culminantes musicales de Rossini, que realmente no son pocos, de una manera brillante. También el coro de este teatro luce bajo su batuta, dejando una impresión duradera.
(Berliner Morgenpost, „La Cenerentola“, Deutsche Oper Berlin, 20.05.2009)

 

Guillermo García Calvo dirigió la orquesta de la Ópera Estatal de Viena de una manera ejemplar, con gusto y vitalidad pero también con respeto a los bailarines.
(Kronen Zeitung, „Coppélia“, Wiener Staatsoper, 31.10.2007)

 

Sorprendió en su debut el joven director español Guillermo García Calvo, que exhibió un conocimiento profundo de las dos obras en programa, férreo control orquestal y una lúcida lectura de cada partitura. Un descubrimiento.
(La Nueva España, Teatro Campoamor de Oviedo, 17.08.2006)

más...

La dirección de Guillermo García Calvo al frente de la OSPA comenzó impecable, quizás un poco comedida en las dinámicas, para acabar siendo sublime. Variedad de tiempos, elásticos y bien contrastados, fluidez y movilidad incluso en las páginas más lentas, y un color exquisito, en el que destacamos las partes solistas del corno inglés y por extensión de las maderas, en el tercer acto.
(El Comercio Digital, 29.01.2011)
http://www.elcomerciodigital.com/v/20110129/cultura/inagotable-fascinacion-20110129.html


Esto se logró en el último «Tristán» de Oviedo, con una Sinfónica del Principado de Asturias lúcida y totalmente implicada en el drama, siempre «in crescendo», con una sección de viento madera en estado de gracia. A la batuta, Guillermo García Calvo profundizó de forma maestra en la partitura, llevando la orquesta hasta el paroxismo, con la creación de espacios sonoros a través del «tempi», la densidad e intensidad sonoras, todo bien ponderado y medido.
(La Nueva España, 29.01.2011)
http://www.lne.es/oviedo/2011/01/29/cumbre-wagneriana/1026257.html


Dejando la propuesta escénica al margen, la producción contó un reparto lírico de postín y Guillermo García Calvo en la dirección, un joven madrileño de 32 años que, debutando la obra, dio una verdadera lección de cómo se debe dirigir una de las óperas más complejas del repertorio romántico alemán. Él fue el principal artífice del éxito de la función, que encandiló al público aún a pesar de la poco afortunada apuesta escénica. El resultado es una gran versión musical del clásico wagneriano, que supera con creces el obtenido por el Tristán anterior. Desde el principio fue evidente quién mandaba en la producción cuando, justo antes de atacar la primera nota, García Calvo detuvo cualquier tipo de inercia protocolaria y, ya en la tarima, se tomó su tiempo buscando el silencio y atmósfera necesarios para dar comienzo a la obra. Fue un gesto de autoridad y carácter que, además de generar una intensa expectación en el público, marcó con fuerza el tono general de una velada sembrada de seriedad, claridad de criterios y profundidad de estilo. Su versión estuvo llena de matices exquisitos, que expuso dentro de en un rico abanico dinámico que, no obstante, también podría haber hecho gala de un mayor contraste y volumen sonoro. Con tan solo 6 lecturas orquestales, García Calvo intervino profundamente en la sonoridad de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, que participó a un gran nivel artístico.
(La Voz de Asturias, 29.01.2011)
http://www.lavozdeasturias.es/asturias/oviedo/Tristan-Isolda-autor_0_417558275.html


La maravilla vino con el 'Adagio', largo, con la cuerda de la OFM en estado de gracia, perfecta de equilibrio y calidez sonora con Andrea Sestakova como concertino, transmitiendo emoción y pasión, intensidad, para concluir tiernamente. Segundos de silencio en la sala - el silencio también es música- hasta prorrumpir en grandes aplausos espontáneos y sinceros. Al final, éxitos sin reservas."
(Diario SUR / Teatro Cervantes, 03.12.2010)


García Calvo hizo una lectura ágil y ordenada de la partitura, sin que ello supusiera menoscabo alguno en la intensidad romántica y extrema sensibilidad que exhala la composición mahleriana. Un concierto que sólo podría calificarse de extraordinario."
(Málaga Hoy / Teatro Cervantes, 03. 12. 2010)


Habiendo visto la BOHÈME de ayer uno tiene que preguntarse seriamente: ¿Cómo es posible semejante nivel, de primerísima calidad? Unánimes bravos y frenético aplauso para una orquesta extraordinaria y un ensemble de solistas sin igual. […] La Orquesta Filarmónica de Essen contribuyó como siempre en gran medida al éxito de esta fantástica función. Bajo la dirección del extraordinario director español Guillermo García Calvo brotó del foso de la orquesta un Puccini como rara vez se escucha y como se supone que sólo pueden tocar los italianos: con ímpetu, fraseo y colores exuberantes, con el rubato adecuado para abrir los corazones de los espectadores. Italianità como si se tratara de la misma Academia Nazionale di Santa Cecilia de Roma.
(Der Neue Merker, “La Bohème”, Aalto Theater Essen, 05.11.2010)


Una pasión sorprendente surgía del foso de la orquesta, que suele pasar desapercibido en las funciones de balet: con flexibilidad y entusiasmo el joven director Guillermo García Calvo dirigió “Onegin” por primera vez en la Ópera Estatal.
(Wiener Zeitung, „Onegin“, Wiener Staatsoper, 13.09.2010)


La orquesta de la Ópera Estatal de Viena está dirigida por Guillermo García Calvo, un excelente director para el balet que hace oscilar las melodías de Tchaikovski entre una oscura melancolía y una ligereza fluctuante.
(www.tanz.at, „Onegin“, Wiener Staatsoper, 13.09.2010)


Lo más positivo de esta tarde, hay que decirlo, fue la orquesta de la Ópera Estatal bajo la batuta de Guillermo García Calvo. Nado sonó banal o trivial. Se percibió una manera de hacer música refinada. Una interpretación inspirada y animada de esta ópera representada con tanta frecuencia, y lo mejor de toda la función.
(Der Neue Merker, „La Traviata“, Wiener Staatsoper, 26.05.2010)


Con cortes afilados, luego oscuro y relumbrante como terciopelo, inhalando y exhalando, así fue el sonido que exhibió la orquesta de la Ópera Estatal de Viena ya en el momento de la obertura bajo el jóven director de la casa Guillermo García Calvo. Este último acentuó los colores oscuros y los fuertes ataques, concediendo un latente matiz vibrante a momentos aparentemente intrascendentes. El fugato de la escena de combate final, guiado por la trompeta, resultó excitante y afilado como un cuchillo.
(Neues Deutschland, „Macbeth“, Wiener Staatsoper, 16.12.2009)


El director Guillermo García Calvo y la brillante orquesta de la Ópera Estatal entusiasmaron por su fuerza explosiva y teatral, su afán virtuosístico por los detalles y sus colores instrumentales. La energía con la que García Calvo animaba el ensemble permitió al aficionado del ballet sumergirse en un estimulante y fascinante vaivén de sentimientos. ¡Así y de ninguna otra manera debería ser siempre!
(Kronen Zeitung, „Schwanensee“, Wiener Staatsoper, 26.10.2009)


Con el español Guillermo García Calvo dispone la orquesta de la Ópera Estatal de Viena de un director de balet que, con entusiasmo y ánimo - a diferencia de muchos de sus predecesores – sabe cómo estimular a los músicos y hacer que toquen con pasión. El público se emociona al ver semejante manera, dinámica y alegre, de hacer música.
(Kronen Zeitung, „Mayerling“, Wiener Staatsoper, 25.09.2009)


El director Guillermo García Calvo dirigió con mucho éxito y mucha competencia. Soberanamente y con una mano idónea para Mozart dirigó la entregadísima orquesta de la Ópera Estatal. Todo este conjunto representó la base idónea para la función.
(Der Neue Merker, „Die Zauberflöte“, Wiener Staatsoper, 11.09.2009)


Cuando la orquesta toca bajo la brillante y precisa dirección de Guillermo García Calvo los primeros compases en piano para adentrarse en un largo crescendo, cuyo clímax uno anhela pero desearía que no llegara nunca, cada textura transparente, cada nota con extrema exactitud - ¿cuándo se ha escuchado a la orquesta de la Deutsche Oper, y en especial a los vientos, hacer música de forma tan maravillosa? - la música henchida de energía trasciende del foso para embriagar al público.
(Neues Deutschland, „La Cenerentola“, Deutsche Oper Berlin, 20.05.2009)


Estos momentos también tienen que ser marcados a nivel musical. El director español de 31 años Guillermo García Calvo, que se había hecho cargo de la función con poca antelación, controla no solamente la dramática musical, sino también la orquesta de la Deutsche Oper con una seguridad impresionante. Su interpretación de Rossini suena ligera, brillante, pero nunca dura, el ritmo es preciso y rápido. De manera soberana contrasta las partes dinámicas con las más discretas, como por ejemplo al comienzo del sexteto mencionado arriba.
(Berliner Zeitung, „La Cenerentola“, Deutsche Oper Berlin, 20.05.2009)


El dramatismo de la serie de funciones del Cascanueces, que acaba de abrirse en la Ópera Estatal, tiene lugar en el foso de la orquesta, donde Guillermo García Calvo dirige Tchaikovski con afán por el suspense, matices e interpretación. Esto no es habitual tratándose de funciones de ballet.
(Kurier, „Der Nussknacker“, Wiener Staatsoper, 23.12.2008)

Google
Google Maps
WikipediA
Twitter